El capital riesgo aún tiene mucho camino por recorrer en nuestro país para estar a la altura de los países desarrollados de nuestro entorno. Tras alcanzar 20.000 millones de euros en fondos para invertir en el 2007, la crisis rompió todas sus previsiones y muchos private equities se han visto enfangados en operaciones equivocadas. Compraron, en lo alto del ciclo, empresas que habían crecido con la ola y se encuentran hoy con participadas endeudadas hasta las cejas (por adquisiciones apalancadas) cuyas ventas y beneficios han caído de manera drástica.

Leer más

Leído y seleccionado por LeQuid, the J.Dutilh business law firm.