Desde el punto de vista jurídico es importante destacar que, tanto a nivel nacional como europeo e internacional, las novedades legislativas y recomendaciones están claramente orientadas hacia la responsabilidad social y la sostenibilidad, por lo que la implementación de estas políticas y su revisión periódica supone una ventaja para toda empresa. Ejemplo de ello son la Ley 2/2011, de Economía Sostenible en España, la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones (Estrategia renovada de la UE para 2011-2014 sobre la responsabilidad social de las Empresas), el “Pacto Mundial” – iniciativa voluntaria que establece un marco de trabajo para promover en la empresa un desarrollo sostenible y una buena ciudadanía corporativa – y los Principios de Inversiones Socialmente Responsables.

En una época en la que no resulta fácil mantenerse en el mercado, debe apostarse por la protección y la innovación. Protección de los activos de la empresa, de los bienes intangibles, del capital humano con talento, de los directivos, administradores y de la propia empresa. Anticiparse, evitar los perjuicios derivados de la responsabilidad civil, fiscal, concursal o penal. E innovar. Innovar no sólo y no siempre supone invertir miles de Euros en tecnología, también puede reflejarse en las políticas de RSE de la empresa.

Mediante la redacción y cumplimiento de los códigos de buen gobierno corporativo, éticos y de conducta, las PYME´s se protegen frente a una eventual responsabilidad, pues la implantación efectiva de esta normativa interna se engloba dentro de los conceptos de “debido control” y adopción de “medidas eficaces” referidos en el artículo 31 bis del Código Penal, atenuando la responsabilidad.

La implantación de otras medidas económicas (comunicación sólida con clientes, socios, proveedores, etc.), sociales (conciliación de la vida personal, familiar y laboral o la prevención de riesgos) y medioambientales (prevención de riesgos medioambientales) repercutirá en mayor productividad, retención del talento y, finalmente, en beneficios económicos.

Otra de las ventajas de la RSE es su dinamismo, de modo que las políticas implementadas pueden revisarse y readaptarse a nuevas necesidades, pueden surgir nuevas medidas y eliminarse aquellas que hayan podido quedar obsoletas.

Además, Internet y las redes sociales son un escaparate en el que, en cuestión de horas, la reputación de una empresa puede llegar tan alto como bajo puede caer si no toma las decisiones adecuadas. Los protocolos de actuación ante situaciones de crisis empresarial evitan, en gran medida, las repercusiones negativas en los medios de comunicación.

Por estos motivos, ser una empresa socialmente responsable ha de entenderse como una inversión y no como un gasto.

Desde LeQuid queremos servir a empresas, emprendedores y directivos que se esfuerzan en hacer las cosas de manera diferente, eficaz y sostenible en todas sus dimensiones: ética, económica y ecológica. Queremos crear un proyecto profesional que merezca la pena y se legitime dentro y fuera de la empresa, implementando políticas de RSE y gobierno corporativo, desarrollando empresas sociales, elaborando Códigos Éticos y de Conducta así como Protocolos de Corporate Compliance.

 

Jose María Dutilh

Jose María Dutilh

Socio Director de la Firma de Abogados LeQuid, especializada en Derecho de los Negocios y de las Empresas Sociales, estoy plenamente convencido de que el desarrollo empresarial rentable y eficiente no sólo es compatible sino que necesita la ética empresarial. En la actualidad, desde LeQuid colaboro con empresarios que necesitan una segunda oportunidad a través de estos procesos; Apoyo legal en el día a día, Re emprendimiento socialmente responsable, Fusiones y Adquisiciones, Reestructuración y Refinanciación de empresas o Concurso de acreedores entre otros.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

Pin It on Pinterest

Share This