impuesto-de-sociedades

La reforma del Impuesto sobre Sociedades se basa, al igual que en la del IRPF, en una rebaja significativa de los tipos impositivos, con la finalidad de lograr un acercamiento a los tipos efectivos actuales del Impuesto. Para ello, esta medida debería acompañarse necesariamente de la eliminación de algunas de las deducciones existentes.


Así, el tipo actual del 30% debería rebajarse hasta el 20%, aunque no se aconseja la adopción de esta medida de forma inmediata, sino hacerlo paulatinamente, situando previamente la tributación en torno al 25%.

Esta rebaja de tipos implica la desaparición del régimen especial de Empresas de Reducida Dimensión, que se ha convertido en la actualidad en un régimen generalizado en su aplicación, y supone un freno al crecimiento de las empresas.

En lo referente a la reciente limitación de la deducibilidad de los gastos financieros, la comisión propone la deducibilidad sin limitación de los gastos financieros netos que no superen un millón de euros. Superando dicho límite, se considerarían no deducibles los correspondientes al exceso de endeudamiento de la entidad respecto del porcentaje sobre los activos que se establezca en la norma.

Los coeficientes de amortización deberían modificarse en profundidad de forma que se adaptasen a la vida útil de los activos sobre los que se aplican. Además, se propone también la eliminación del régimen de libertad de amortización, la amortización acelerada y reducir con carácter permanente la amortización del fondo de comercio de y del inmovilizado intangible de vida útil indefinida, situándola en un porcentaje no superior al 2,5%,

La deducción por doble imposición interna debería sustituirse por una exención, aplicable únicamente a partir de un porcentaje de participación del 5%.

Además de lo anterior, se propone la supresión de otras deducciones, como la deducción por I+D+I, la de inversión de beneficios, la de inversión en producciones cinematográficas, la deducción por inversiones medioambientales, la de reinversión de beneficios extraordinarios y la deducción por creación de empleo. Aunque esta última  se conserva para supuesto de creación de empleo para trabajadores discapacitados.

En cuanto al régimen fiscal aplicable a las entidades sin fines lucrativos, cuyas actividades no exentas tributan actualmente al 10%, se propone incrementar la tributación de las mismas hasta el 20%, igualándola así al tipo general del impuesto.

Jose María Dutilh

Jose María Dutilh

Socio Director de la Firma de Abogados LeQuid, especializada en Derecho de los Negocios y de las Empresas Sociales, estoy plenamente convencido de que el desarrollo empresarial rentable y eficiente no sólo es compatible sino que necesita la ética empresarial. En la actualidad, desde LeQuid colaboro con empresarios que necesitan una segunda oportunidad a través de estos procesos; Apoyo legal en el día a día, Re emprendimiento socialmente responsable, Fusiones y Adquisiciones, Reestructuración y Refinanciación de empresas o Concurso de acreedores entre otros.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

Pin It on Pinterest

Share This