El artículo 80 de la Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido (en adelante  LIVA) arbitra dos procedimientos para que el acreedor pueda modificar la base imponible de las facturas y, consecuentemente, las cuotas devengadas que declaró inicialmente:

Primer procedimiento: Artículo 80. 3 Ley de IVA: modificación de la base imponible para deudas impagadas de clientes en concurso.

Cuando el deudor haya sido declarado en concurso mediante Auto de fecha posterior al devengo de la operación, debería procederse conforme a lo dispuesto en el artículo 80.3 de la Ley de IVA, el cual establece que la rectificación no podrá efectuarse después de transcurrido el plazo máximo fijado en el artículo 21.1.5º de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, esto es, de un mes a contar desde el día siguiente al de la publicación obligatoria del Auto de declaración de concurso en el Boletín Oficial del Estado.

Segundo procedimiento: Artículo 80. 4 Ley de IVA: modificación de la base imponible para deudas total o parcialmente incobrables cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  • Que haya transcurrido un año desde el devengo del Impuesto repercutido sin que se haya obtenido el cobro de todo o parte del crédito derivado del mismo.
  • Que esta circunstancia haya quedado reflejada en los Libros Registros exigidos para este Impuesto.
  • Que el destinatario de la operación actúe en la condición de empresario o profesional, o, en otro caso, que la base imponible de aquélla, Impuesto sobre el Valor Añadido excluido, sea superior a 300 euros.
  • Que el sujeto pasivo haya instado su cobro mediante reclamación judicial al deudor o por medio de requerimiento notarial al mismo, incluso cuando se trate de créditos afianzados por Entes públicos.
  • Que se comunique a la Agencia Tributaria en el plazo de un mes contado desde la fecha de expedición de la factura rectificativa (art. 24. 2.2º del Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido)

Ya con anterioridad a la reforma de la LIVA cuya entrada en vigor se produjo el 28 de diciembre de 2012, la mayor parte de doctrina (Dirección General de Tributos) y jurisprudencia, señalaban que no podrían rectificarse facturas una vez transcurrido el plazo previsto en el artículo 21.1.5º de la Ley 22/2003 Ley Concursal, es decir, que los dos procedimientos referidos anteriormente no eran alternativos, sino que si el deudor era declarado en concurso, el acreedor que pretendía rectificar facturas debía hacerlo a través de la vía del artículo 80.3 LIVA.

No obstante, cabía intentar sostener que los dos procedimientos sí eran alternativos. Así, encontrábamos la posición doctrinal del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC – Resolución 00/2471/201, de fecha 20 de septiembre de 2012), en la que señalaba que no compartía plenamente el criterio de la Dirección General de Tributos. Así, el TEAC anticipaba que, en su opinión, no existía ninguna incompatibilidad entre los supuestos de modificación de la base imponible previstos en los apartados Tres y Cuatro del artículo 80 de la Ley del IVA pues, pues se desprende de la dicción literal del artículo 80.4,  que “la base imponible también podrá reducirse (…)”. Ninguna incompatibilidad se deriva de lo dispuesto en la Ley y, si bien en el apartado Tres se recoge el supuesto específico del concurso de acreedores para facilitar a los acreedores de una empresa concursada la modificación sin tener que esperar a que transcurran los plazos más elevados del apartado Cuatro y con unos requisitos menos rigurosos, nada impide a estos acreedores acudir al apartado Cuatro cumpliendo los requisitos para ello.

Al objeto de aclarar y delimitar los supuestos de hecho que sustentan la modificación de la base imponible en supuestos de concurso de acreedores,  la citada reforma de 28 de diciembre del pasado año, se ha incluido un nuevo párrafo en el artículo 80 de la LIVA (Art. 80.5.3ª) cuya redacción literal es la siguiente: “Tampoco procederá la modificación de la base imponible de acuerdo con el apartado cuatro del artículo 80 de esta Ley con posterioridad al auto de declaración de concurso para los créditos correspondientes a cuotas repercutidas por operaciones cuyo devengo se produzca con anterioridad a dicho auto”

En consecuencia, con esta modificación ha quedado aclarado que, a partir de su entrada en vigor (28 de diciembre de 2012) el acreedor únicamente podrá rectificar las facturas emitidas a un deudor concursado con anterioridad a la declaración del concurso, a través del procedimiento previsto en el artículo 80.3 LIVA. Pero, al mismo tiempo, esta modificación de la Ley podría fundamentar que, con anterioridad a su entrada en vigor, los procedimientos antes comentados eran alternativos, es decir, que si el acreedor no se había acogido a la vía del 80.3 LIVA, podía más tarde acogerse al procedimiento del 80.4 LIVA.

 

Jose María Dutilh

Jose María Dutilh

Socio Director de la Firma de Abogados LeQuid, especializada en Derecho de los Negocios y de las Empresas Sociales, estoy plenamente convencido de que el desarrollo empresarial rentable y eficiente no sólo es compatible sino que necesita la ética empresarial. En la actualidad, desde LeQuid colaboro con empresarios que necesitan una segunda oportunidad a través de estos procesos; Apoyo legal en el día a día, Re emprendimiento socialmente responsable, Fusiones y Adquisiciones, Reestructuración y Refinanciación de empresas o Concurso de acreedores entre otros.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

Pin It on Pinterest

Share This