inversores responsables

La crisis económica que atravesamos arrastra consigo no sólo elementos negativos, también nuevos y positivos conceptos como emprendimiento, innovación y oportunidad para la inversión o la captación de fondos.

Esos elementos han propiciado la aparición de nuevos operadores en el ámbito de las inversiones, destacando especialmente la figura de los Business Angels que se une a los ya conocidos fondos de inversión. Conforme al concepto dado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, los Business Angels son particulares (personas físicas) que “impulsan el desarrollo de proyectos empresariales con alto potencial de crecimiento en sus primeras etapas de vida, aportando capital y valor añadido a la gestión.”

Además, entre las principales características de estos operadores, cabe destacar su profesionalización o alto nivel de conocimiento en los sectores en los que invierten así como su carácter innovador y, cada vez con más frecuencia, socialmente responsable.

Esa tendencia a la profesionalización quedó patente en la Jornada “Instrumentos y medidas de apoyo a los Business Angels” celebrada el pasado 28 de junio en la sede de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM-CEOE). Así, un requisito exigido por los diferentes programas de apoyo presentados (ENISA, Fondo Isabel la Católica de Axis o Madrid Emprende seed capital)  era, precisamente, ese carácter profesional de los inversores. En unos casos se exige a los Business Angels un trade record (p.e. haber realizado al menos 3 inversiones en los dos años anteriores), en otros, aceptan solicitudes de inversores cuyas inversiones se realizaron hace más de un año por lo que, en prácticamente todos los casos, la experiencia o profesionalización supone un factor determinante para acceder a las líneas de apoyo.

En relación con la tendencia hacia la Inversión Socialmente Responsable (ISR), la Comisión Europea, en su Comunicación de 25 de octubre de 2011 sobre la “Estrategia renovada de la UE para 2011-2014 sobre la responsabilidad social de las empresas”, señaló que “apoya el desarrollo de capacidades de los inversores sobre la forma de integrar información no financiera en las decisiones de inversión” y añadió “Los poderes públicos tienen la responsabilidad particular de fomentar la RSE en las empresas que son propiedad suya o en las empresas en las que invierten”

Por tanto, a nivel europeo observamos la triple vertiente de la ISR:

  1. el apoyo a los inversores para que tengan en cuenta criterios de RSE a la hora de financiar a una empresa,
  2. la necesidad de que los estados den ejemplo fomentando la implementación de RSE en las empresas propias o en las que invierte y
  3. que las empresas incorporen normas sobre buen gobierno y divulguen dicha información.

Principios de las Naciones Unidas para la inversión responsable

Otro de los puntos que trata la Comisión en la Comunicación referida anteriormente, es la invitación  “a los gestores y titulares europeos de activos, especialmente los fondos de pensión, a suscribir los Principios de Naciones Unidas para la inversión responsable(página en inglés)

Dichos principios son:

 

De todo lo anterior podemos extraer que las tendencias europeas e internacionales, así como las tendencias a nivel nacional (norma UNE 165001:2012 de “Responsabilidad social. Productos financieros socialmente responsables. Requisitos de los productos de inversión”, de AENOR o los criterios que, previsiblemente, se incluirán en el próximo Plan Nacional de RSE) en materia de inversiones, se centran tanto en la profesionalización como en la incorporación de criterios socialmente responsables.

Que tanto los inversores como las empresas incorporen dichos criterios podría traducirse en, entre otros beneficios, (i) para inversores: adecuación de su actividad a los estándares europeos e internacionales, acceso a programas públicos de financiación o cofinanciación y mayor seguridad en sus inversiones debido a la transparencia e incorporación de políticas de buen gobierno y (ii) para las empresas, acceso a subvenciones públicas, atracción de capital privado nacional o extranjero y mejora de su reputación corporativa.

 


 

Jose María Dutilh

Jose María Dutilh

Socio Director de la Firma de Abogados LeQuid, especializada en Derecho de los Negocios y de las Empresas Sociales, estoy plenamente convencido de que el desarrollo empresarial rentable y eficiente no sólo es compatible sino que necesita la ética empresarial. En la actualidad, desde LeQuid colaboro con empresarios que necesitan una segunda oportunidad a través de estos procesos; Apoyo legal en el día a día, Re emprendimiento socialmente responsable, Fusiones y Adquisiciones, Reestructuración y Refinanciación de empresas o Concurso de acreedores entre otros.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

Pin It on Pinterest

Share This