En el muy exclusivo barrio de Bel-Air, en el corazón de Los Angeles, está la casa del residente que más agua consume de toda la ciudad, a razón de 1.300 galones de agua por hora, una salvajada que pone de manifiesto la disparidad del consumo entre barrios pobres y ricos en la urbe más afectada por la sequía de todo Estados Unidos.

Leer más


Leído y seleccionado por LeQuid, the J.Dutilh Business Law Firm.