El nombramiento de auditor (tanto en los supuestos de auditoría voluntaria como obligatoria) es competencia de la Junta (art. 160 b) LSC. En cuanto a la auditoría obligatoria, tiene que realizarse antes de que finalice el ejercicio a auditar. En las sociedades en las que la auditoría no es obligatoria pueden proceder al nombramiento de auditor, en su caso, una vez finalizado el ejercicio a auditar.

1. Duración

Las sociedades que se someten a auditoría voluntaria no tienen que cumplir con las restricciones de plazos establecidas para las sociedades obligadas a auditarse (art 264 LSC y artículo 19 Ley de Auditoría de Cuentas) [1].

Cuando una sociedad no está obligada a verificar sus cuentas, tiene libertad de fijar el plazo o ejercicios para los que nombra Auditor de Cuentas.

2. Inscripción en el Registro Mercantil

Es necesario presentar certificaciones legitimadas notarialmente en el Registro Mercantil:

  • Certificación de los acuerdos de la Junta emitida por la sociedad haciendo constar la identidad del auditor, la fecha y el plazo para el que ha sido nombrado y;
  • Certificación del auditor aceptando el nombramiento.

3. Nombramiento voluntario y su relación con el derecho de solicitud de nombramiento de auditor por los socios

Los socios que representen, al menos, un 5% del capital social, pueden requerir el nombramiento de Auditor de Cuentas al Registro Mercantil en el plazo de 3 meses posteriores a la fecha de cierre del ejercicio a auditar (art. 265.2 LSC). También pueden hacer uso de este derecho cuando la Junta haya nombrado auditor pero no haya sido inscrito en el Registro Mercantil.

A mayor abundamiento, la doctrina de la Dirección General de Registros y Notariado, atendiendo al principio de publicidad formal y en aras de evitar un eventual perjuicio para los socios de una sociedad (R. 25.8.2005) exigió, no solo el nombramiento e inscripción registral, sino también el informe de auditoría (a pesar de no estar la sociedad obligada a auditarse)[2].

Si una vez inscrito el nombramiento, no fuera exigible el informe de auditoría, se podrían vulnerar los derechos de los socios minoritarios que, conociendo el acuerdo de nombramiento y su inscripción, se hubieran abstenido de solicitar el nombramiento registral de auditor para verificar las cuentas correspondientes a ese ejercicio.

 

 

[1] La exigencia de que el nombramiento de auditor lo sea por un período de tiempo inicial, que no puede ser inferior a tres años ni superior a nueve (art. 264.1 LSC) está ligada a que existe la obligación legal de hacerlo (GDRN Resol. 20-06-2016).
[2] Con mayor claridad, la (RDGRN. 13-05-2007) precisa que “… el ámbito de voluntariedad de una sociedad para auditar sus cuentas cuando no viene obligada a ello legalmente, termina cuando la Junta General acuerda el nombramiento de auditor de cuentas y lo inscribe en el Registro Mercantil”.
Jose María Dutilh

Jose María Dutilh

Socio Director de la Firma de Abogados LeQuid, especializada en Derecho de los Negocios y de las Empresas Sociales, estoy plenamente convencido de que el desarrollo empresarial rentable y eficiente no sólo es compatible sino que necesita la ética empresarial. En la actualidad, desde LeQuid colaboro con empresarios que necesitan una segunda oportunidad a través de estos procesos; Apoyo legal en el día a día, Re emprendimiento socialmente responsable, Fusiones y Adquisiciones, Reestructuración y Refinanciación de empresas o Concurso de acreedores entre otros.

More Posts - Website

Follow Me:
FacebookLinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This